Historia

Zarza de Montánchez perteneció a la Orden de Santiago, Encomienda de Montánchez.

En los alrededores del municipio han aparecido restos de la Edad del Bronce como una estela funeraria decorada encontrada en el camino de la Sierra de San Cristóbal, dos dólmenes (uno en la finca llamada de Pérez, situada detrás de la finca donde se celebra la romería y el otro muy cerca del primero, junto al arroyo) y los llamados "Atambores", covachas naturales formadas por grandes rocas colocadas de forma caprichosa que forman entre ellas diversas cuevas, que fueron utilizadas en la antigüedad por diversos pueblos, entre ello los árabes.

La existencia de restos romanos se hace patente con la presencia sencilla pero robusta y segura de un puente de tres ojos situado sobre el río Tamuja, y que se encuentra en el camino que nos lleva hasta la Encina Terrona.

La fundación de Zarza de Montánchez en su actual ubicación data de la primera mitad del siglo XIII, aproximadamente hacia 1236, cuando es nombrado en Mérida Don Rodrigo Íñiguez Maestro de la Orden de Santiago. Tan sólo el Maestre tenía potestad para dar fuero a las nuevas poblaciones que se construyeran, por tanto, a partir de esta fecha es cuando se construye Zarza de Montánchez en el lugar donde actualmente se ubica.